Meditación



4.- Extracto del Libro: Meditación. La primera y última libertad”. Osho

Es la mayor aventura que la mente puede acometer, consiste simplemente en ser, sin hacer nada, sin acción, sin pensamiento, sin emoción, simplemente eres y ello es puro gozo (la existencia está hecha de gozo).

 Abandonas la acción, incluida el pensar, estás relajado, al principio será un instante, después podrás estar mucho tiempo. 

Cuando te des cuenta de que tu ser permanece imperturbable, después puedes empezar a hacer cosas, estás atento de que tu ser no se altere. Primero aprendes a ser, después a llevar pequeñas acciones, manteniéndote centrado, puedes hablar y sigues meditando, pero en tu centro hay silencio. La meditación no está en contra de la acción.

Vives de forma más intensa, con más alegría, más claridad, más creatividad, con más visión, eres un espectador que contempla desde la cima. No eres el hacedor sino el observador. El secreto de la meditación es que te conviertes en observador, no pierdes tu centro. La consciencia, la observación, permanece clara e inmutable. Vigilándote a ti mismo consigues una dicha, una alegría muy inmensa, y la bendición es su recompensa.

Cierras los ojos al exterior y centras la consciencia en el interior, dejas de dirigir tu atención a todas partes, y reposas la consciencia en ti. La clave, aprender a ser testigo. Estás viendo a un árbol y realmente tú estás viendo al árbol y hay un testigo que está viendo como tú estás viendo al árbol. Lo que observes es irrelevante, no es la cuestión. Observar es la meditación. Meditar es observar, ser consciente y estar alerta. Meditación significa consciencia. Todo lo que hagas con consciencia es meditación. Si andas, si está sentado, si escuchas el sonido interno de tu mente . estando alerta y vigilante, es meditación. Lo esenciar es permanecer consciente.


La meditación se convierte en algo sencillo y corriente, es el componente natural de un estilo de vida. La meditación es el arte de ser consciente, de darte cuenta de lo que sucede en tu interior y a tu alrededor. No es una técnica, hay muchos métodos para aprender a ser consciente.

Te puede acompañar allá donde estés, en el trabajo, en la diversión, en cualquier lugar. A través de ella, podemos sacar lo mejor de nosotros mismos. Necesitamos ser lo más conscientes posibles y para ello tenemos que estar relajados. Y para relajarnos, tenemos que ir hacia dentro.

Con la meditación, podemos calmar la mente, cuando la necesites puedes utilizarla, cuando no la necesites, deja que descanse tranquilamente. La mayor libertad es ser capaces de vivir nuestras vidas espontáneamente, con consciencia. Con la meditación, podremos amarnos a nosotros mismos y entonces podremos compartir ese amor con los demás. Todos somos diferentes y cada persona tiene su método. 

El primer paso para ser consciente, es ser observador de tu cuerpo, vas tomando consciencia de cada gesto, de cada movimiento, empieza a ocurrir un milagro, muchas cosas que hacías desaparecen, el cuerpo se vuelve más relajado, más armónico, con profunda paz, con una música sutil.

Después, empieza a darte cuenta de que tus pensamientos, son más sutiles que el cuerpo. Te sorprenderá lo que sucede dentro de ti, escribe lo que sucede dentro de tu mente, verás que hay un loco dentro de ti. El milagro para transformar a ese loco es la consciencia. El propio fenómeno de observar lo cambia todo, la locura desaparece, los pensamientos encajan, no hay más caos, prevalece una paz. Cuando tu cuerpo y tu mente están en paz, hay armonía.

Tercera etapa: ser consciente de tus sentimientos, emociones y estados de ánimo. Es una etapa más sutil y difícil, necesitas una consciencia más profunda. Cuando lo eres consciente de estas 3 cosas, entonces se unen en un mismo fenómeno, sientes su música.

Cuarta etapa: es un regalo, la consciencia suprema, te conviertes en un ser despierto, un buda: el que está despierto, es un estado de beatitud. El cuerpo conoce el placer, la mente conoce la alegría y el corazón la felicidad.

Es la meta de ser un buscador y la consciencia es el camino. Lo importante, es estar alerta, no olvides observar, estar observando.. Observando, .. Observando. El observador se va haciendo más sólido, estable, inquebrantable, se produce la transformación, desaparecen las cosas que hacías. El observador, se convierte en el observado, el que mira se convierte en lo mirado. Has llegado a casa.

La meditación no es un método hindú, no es una técnica, no puedes aprenderla, es un crecimiento, un florecimiento, el resultado de vivir plenamente, no es algo que se pueda agregar a tu persona. Al igual que el amor, la meditación no puede serte agregada, crece de ti, de tu totalidad. Tú debes crecer hacia la meditación. 

Para permanecer relajado en medio de un día agitado, hay que estar alerta sin esfuerzo. Aunque creas que no tienes tiempo para meditar, hay muchas técnicas que lo permiten. En lugar de luchar contra nosotros mismos, intentando mejorar, hay que empezar por aceptarnos tal como somos.

Cuando te aceptas y dejas de intentar ser distinto, cuando cesas en esforzarte por impresionar a los demás, cuando dejas de defenderte a ti mismo, cuándo dejas de esconder nuestras heridas, entonces la sanación ocurre.

http://www.amoryconsciencia.es/Videos_meditacion.html

Esta entrada fue publicada en Meditación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s